BOLETIN # 3 LATIN_AM.gif (2138 bytes)                 page 12

Investigación Sobre el Manejo y Establecimiento

del Pasto Vetiver (Vetiveria Zizanioides) para Conservar

la Productividad de los Suelos Tropicales

 

Por Jesús Uresti Gil (Campo Experimental Cotaxtla - INIFAP, México) y Alejandra E. M. J. Coorens (Wageningen Ag. University, The Netherlands) - La Investigación Edafológica en México. 1995-1996. Memorias XXVII Congreso Nacional de la Ciencia Del Suelo, Cd. Obregón - México)

Introducción

La erosión reduce la fertilidad y capacidad del suelo para almacenar agua, lo cual disminuye su productividad. Las barreras de pasto vetiver al contorno es una de las alternativas más viable y eficiente para contrarrestar este efecto negativo de la erosión. Investigaciones en zonas tropicales (Sukmana, S. 1995. Vetiver Newsletter No. 13; Laing, D. 1992. Vetiver Newsletter No. 8) indican que las barreras de pasto vetiver son capaces de reducir hasta 81% la pérdida de suelo y 57% el escurrimiento superficial al compararlos con la siembra paralela a la pendiente del terreno. La menor pérdida de suelo y escurrimiento pueden resultar en una mayor fertilidad, infiltración y almacenamiento de agua en el suelo, incrementando el rendimiento de cultivos. Al respecto (Rao, D.V. 1993. Vetiver Newsletter No. 10) reporta que el rendimiento de sorgo y chícharo se incrementó en promedio 54% con el uso de barreras de pasto vetiver, mientras que (Sagare, B.N. 1993. Vetiver Newsletter No. 10) reportan un incremento promedio de 32% en el rendimiento de sorgo, algodón y frijol al compararlo con la siembra paralela a la pendiente del terreno. A pesar de lo anterior, en México el uso del pasto vetiver para el control de la erosión es muy limitado debido principalmente a la falta de material vegetativo y desconocimiento de su manejo. El objetivo del presente trabajo fue evaluar la producción de material vegetativo y definir el manejo del pasto para el establecimiento de las barreras.

Materiales Y Métodos

Durante las estaciones de temporal 1994 y 1995 en un suelo vertisol profundo con 3.5% de pendiente, localizado en el C.E. Cotaxtla, Veracruz, se evaluaron los siguientes aspectos:

1) Producción de material vegetativo

Se establecieron tres hileras de 40 m de largo trasplantando un macollo cada 40 cm. Treinta días después del trasplante (DDT) se fertilizó con 8 g de urea y 4 g de SPT. Se realizaron deshierbes a los 30 y 90 DDT. Al año se muestrearon al azar 4 plantas de cada línea y se contó el numero de macollos por planta.

2) Por ciento de establecimiento

Se evaluaron 10 tratamientos resultantes de combinar cinco fechas de trasplante (FT) a intervalos de cinco días después del arranque (DDA) de las cepas con dos condiciones de macollos. En la FT cero DDA se arrancaron al azar 10 cepas y se podó el follaje a 20 cm, de éstas a cinco se lavaron inmediatamente las raíces y se separaron en macollos y cinco se dejaron como cepas. En cada FT se trasplantaron en parcelas individuales los macollos de una planta de cada grupo. Se trasplantaron entre 60 y 95 macollos por parcela y se evaluó el % de establecimiento a intervalos de cinco días.

3) Distancia de trasplante y fertilización

Se evaluaron seis tratamientos que resultaron de combinar las distancias de trasplante 20, 40 y 60 cm con y sin fertilización. Los tratamientos se establecieron en un diseño bloque al azar con cuatro repeticiones y parcelas de ocho plantas trasplantando un macollo individual. Se midió a intervalos de seis meses la distancia entre la base de pares de plantas para obtener la tasa a la que el pasto se cierra para formar una barrera compacta. La producción de materia seca se evaluó en base a una corte realizado 12 meses después de trasplante.

4) Mano de obra y costos de establecimiento

Se midió el tiempo necesario para realizar las siguientes labores: arranca de cepas, lavado de raíces y separación de macollos, surcado al contorno, trasplante manual y dos chapeos. Para las dos primeras el tiempo se midió en una muestra de 20 cepas y para el resto en una longitud de barrera de 420 m.

Resultados y Discusión

  1. Se obtuvo una producción promedio de 66 macollos/planta con alta probabilidad de establecimiento una vez trasplantadas. Esta cantidad está dentro del rango reportado en la "Vetiver Newsletter No. 9" de 1992.
  2. El % de establecimiento alcanzó su máximo y se estabilizó entre los 20 y 30 DDT. Cuando se lavó el suelo varió entre 80 y 90% para las primeras cuatro fechas de siembra y se redujo 20% en la última fecha. Cuando se dejaron las cepas con suelo varió entre 70 y 80% para las cinco fechas de siembra.
  3. No se encontraron diferencias en la tasa de cierra de la barrera debido al fertilizante. En Figura 1 se muestra que después de un año las plantas trasplantadas a 20 cm se cerraron totalmente formando una barrera compacta, mientras que aquellas trasplantadas a 40 y 60 cm aun presentaban espacios de 20 y 36 cm respectivamente.

En Cuadro 2 (no incluido) se muestra la cantidad de cepas requeridas para establecer una hectárea con barreras, la producción de materia seca y el costo total de establecimiento den diferentes pendientes del terreno y considerando 66 macollos por planta y trasplante a 20 cm con fertilización.

 

Conclusiones

Las barreras de pasto vetiver es una de la alternativas mas viables para la agricultura sostenible de ladera en el trópico de México. Se definió el manejo básico de las barreras indicando que pueden ser facilmente establecidas a bajo costo. BV

return